sábado, 21 de febrero de 2009

Simplezas

Pocas veces me detengo y miro las estrellas como lo hice hoy, pocas veces fijas la mirada hasta que aparecen más y más.

Pocas veces miro la lluvia desde la ventana y admiro el cielo partirse en dos con la luz de un relámpago como lo hice ayer, pocas veces me doy cuenta que no hay nada si no lo descubres tu mismo.

Y entonces quieres mirar, porque has visto esa luz que se filtra entre las hojas del espeso bosque y te esfuerzas por salir y admirar el exterior, pero resulta difícil porque no ves a nadie interesado en ver lo mismo que tú, porque simplemente nos hemos conformado con lo poco que hemos visto.

¿Y que es lo que hemos visto?

Tan solo un instante, tan solo un pequeño punto en un espacio infinito, o quizá tan solo lo que fuimos condicionados a ver, o tal vez tan solo lo que quisimos… o más triste aún: tan solo lo que alcanzamos a ver porque hay tantas cosas que opacan nuestra perspectiva, una perspectiva cegada a la que aún no encontramos remedio y a la que vivimos aferrados con la esperanza de que sea la correcta mientras se escapan detalles que son tan valiosos y que ofrecemos cual trueque por vanidades efímeras que se aferran a lo complejo mientras dejamos escapar la belleza de lo simple.

3 comentarios:

Eo dijo...

lamentablemente aquello que nos ciega se llama "sociedad"

ni modos, aqui nacimos y si intentamos escapar... las consecuencias son divertidas

Primavera dijo...

Tratemos de no quedarnos en nuestro mundo.
Los pequeños detalles pueden significar aun mas...

Cuidate

susy dijo...

A veces lo mas simple es lo más maravilloso que puede haber, pero pocos se toman el tiempo para admirarlo..

Saludos